¿Qué es la seguridad alimentaria?

Se define como “seguridad alimentaria a la situación en la población total de un territorio, en todo momento, posee acceso físico y económico a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para satisfacer sus necesidades alimenticias, para así desarrollar una vida saludable” (Salazar et al, 2019). En este marco, la región de América Latina y el Caribe fue la única en alcanzar el Objetivo de Desarrollo del Milenio (ODM) de reducir la proporción de personas con desnutrición a la mitad entre 1990 y 2015. A pesar de esto, el número de personas con hambre aumentó en 2,4 millones para 2016, alcanzado casi la cifra de 42,5 millones. (Salazar et al, 2019).

De la misma forma, la pobreza, así como la desigualdad, en los diferentes países de la región están aumentado y la producción de alimentos en el mundo está bajo una fuerte presión para reducir su impacto ambiental y no perjudicar la sostenibilidad de los recursos naturales. Tal escenario ha empeorado aún más debido a la pandemia de COVID-19, que no solo ha afectado la salud de millones de personas, sino de igual forma los sistemas alimentarios; asimismo, amenaza el acceso de las personas a los alimentos a través de diversas dinámicas por medio de la interrupción sustancial de las cadenas de suministro de alimentos a raíz de los bloqueos provocados por la crisis de salud y también por la importante desaceleración económica mundial, que ha tenido como consecuencia menores ingresos y precios más altos de algunos alimentos, poniéndolos fuera del alcance de muchos y minando el derecho a la alimentación.

En el caso de México, la falta de seguridad alimentaria se refleja en la prevalencia en la subnutrición que es de un 12.3 por ciento, lo que constituye un alza del 7.1 por ciento de 2017 a 2019. Además, en el país el 75 por ciento de la población padece obesidad y sobrepeso. Estos problemas aunados a la desnutrición y la pobreza, además del impacto que tienen las dietas menos saludables en el medio ambiente, representan una carga cuádruple en su tránsito hacia un sistema alimentario justo, sano y sustentable. (FAO, 2020).

Actualmente, la pandemia de coronavirus agudizó esta problemática, debido a la disminución del 9 por ciento del Producto Interno Bruto, aumentando la carencia alimentaria en 35 por ciento de la población. Dicha cifra se suma a los más de 18 millones 352 mil hogares que sufrían en 2019 algún grado de inseguridad alimentaria. (FAO, 2020).

Referencias: 

 

Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). (2020a). “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo. FAO.” https://doi.org/10.4060/ca9692es

 

Salazar, L., & Muñoz, G. (2019). “Seguridad alimentaria en América Latina y el Caribe.” Banco Interamericano de Desarrollo. http://dx.doi.org/10.18235/0001784

Compártelo:

Me gusta esto:

A %d blogueros les gusta esto: